¡Ay, mandatario!

¡Ay, mandatario!

El del dinero en los bancos.

El líder, el del garbo,

el de los trajes más caros.

El pueblo está harto,

pero tú no le haces caso.

Dicen que el pueblo es sabio,

pero que, a veces, se pone bravo.

¡Ay, mandatario!

No te confíes tanto,

que la paciencia más alargada es la de peor colapso.

Acuérdate de Luis XVI, quien tuvo a Francia en sus manos

y, de repente, un día, se vio subiendo al cadalso.

 

T.M.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s