Antifaz: José Mallorquí como bastión del pulp

La aventura comienza con el relato de una visita a Madrid. Algunos textos, escritos cuidadosamente a máquina, funcionan a modo de diario; describen, entre otras cosas, un ventilador que hace más ruido que aire y un calor apabullante que se cuela a través de las ventanas.  Las fotografías, casi compulsivas, no dejan escapar, con una intención subjetiva, paisajes, estructuras o personas. Las cámaras utilizadas están expuestas, como en vigilancia permanente, como guardando secretos detrás del lente. José Mallorquí, en una imagen, contempla la capital en blanco y negro, como si estuviera a la acechanza del mal, como si encarnara a un vengador nacido de su propia pluma.

 

20161108_210810

La máquina de Mallorquí, junto a muchos de sus escritos.

La exposición “Antifaz”, que se lleva a cabo en la Casa del Lector del centro cultural Matadero, en Madrid, se centra en la obra de este fecundo escritor de novelas populares de mediados del Siglo XX. Si bien la literatura popular (o pulp), con su imprenta económica y su contenido predecible, fue y es considerada de mala calidad con respecto a la producción de historias con mayores inquietudes intelectuales, Mallorquí, capaz de construir realidades subyacentes dentro de la simpleza, adquirió un prestigio, como novelista y guionista de radio, que lo convirtió en el referente español indiscutible del género.

 

20161108_205743

Guiones radiales originales escritos por Mallorquí.

En la muestra, José Mallorquí comparte el protagonismo con “El Coyote”, misterioso y enmascarado justiciero que, apareciendo en 192 entregas, se convirtió en su personaje más relevante; el que distrajo las penas en la España franquista, el que tuvo un club de fans, el que, además de traspasar fronteras geográficas, fue representado en Cómic y en celuloide. Borradores, ediciones en idiomas foráneos, bocetos gráficos y más se hallan en los cinco puentes de la Casa del Lector, los cuales, de una manera organizada, nos van llevando hacia el ocaso del autor, finalizando en la trágica desesperación que, en 1972, acabó con su vida.

 

Ejemplares de "El Coyote".

Ejemplares de “El Coyote”.

Hasta el 8 de enero, niños y adultos están invitados a un imaginario mundo impío que, con rudeza, definió el bien, el mal, lo increíble y lo desconocido en hojas de fácil digestión que, gracias a Mallorquí, aún se recuerdan.

 

Tomás Marín

Comunicador Social/Periodista Internacional

Residente en Madrid

(En busca de nuevas ofertas laborales)

tomasmarind@hotmail.com

 

Fotografías: Tomás Marín

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s