En Venezuela no se celebra Halloween, Venezuela es el Halloween

¿Cómo celebrar la noche más terrorífica del año en un país en el que todo da miedo? Crecimos en una ciudad en la que, al escuchar cualquier ruido, rogamos que sea un fantasma, un espanto o un ser etéreo que se lleve nuestra alma con él, pero que no nos toque la cartera, el teléfono ni las pertenencias. ¿Cómo decorar calabazas en un lugar en donde lo que causa escalofríos es el precio de la auyama? ¿Cómo va a creer alguien en una casa del horror que no sea una alcabala de la PNB o de la GNB?

Venezuela ha criado sus propios espantos. Las intenciones de Ramos Allup, que ahora comienzan a salir a la luz, estremecen más que tres brujas tontas mezclando pócimas. ¿Cómo nos pretenden atemorizar hablándonos de negros calderos, cuando tuvimos a Caldera, quien inhabilitó a Pérez Jiménez e indultó a ese militar que desencadenó la perpetua noche de difuntos que ha durado hasta hoy? ¿Cómo pedir dulces casa por casa cuando no hay azúcar (ni casas)? ¿Cómo nos van a hablar de “Truco o trato”, cuando el único truco que conocemos es el que hizo el chavismo al desaparecer miles de millones de dólares, y el trato que hoy nos termina de hundir fue pactado entre el PSUV y la Mesa de la Unidad.

Prefiero un “Boo” a un “Oríllese a la derecha, ciudadano”.

 

T.M.

Ilustración: Tomás Antonio Marín

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s