Microteatro didáctico: Leif Erikson

(Puerto en Islandia. Madrugada. Hace mucho frío. Un marinero embarca cosas en un barco no muy grande. Helena se acerca tímidamente a él.)

HELENA: Hola.

MARINERO: (Sin voltear a verla.) Hola.

HELENA: (Mira, con curiosidad, lo que hace el marinero. Silencio de varios segundos.) Hola.

MARINERO: (Detiene su actividad y mira, durante unos segundos, a Helena.) Hola. (Vuelve a sus labores.)

HELENA: (De nuevo contempla, con curiosidad, al marinero.) Linda madrugada, ¿no?

MARINERO: (Vuelve a detener sus labores.) Hace frío. Está nublado. Ha llovido. ¿Es lindo eso?

HELENA: Para alguna gente lo es.

MARINERO: Ya veo. (Vuelve a sus labores.)

HELENA: (Tras un largo silencio.) Hola.

MARINERO: (Se detiene bruscamente.) ¿Te encuentras bien?

HELENA: Yo sí. ¿Por qué?

MARINERO: ¿Necesitas algo?

HELENA: (Fingiendo ingenuidad.) ¿Yo?

MARINERO: Sí.

HELENA: (Evidentemente mintiendo.) No.

MARINERO: Ya veo. (Vuelve a sus labores.)

HELENA: Sólo estoy aquí.

MARINERO: (Concentrado en sus labores. Sin prestarle mucha atención a Helena.) Ajá.

HELENA: Tan temprano en la madrugada.

MARINERO: (Sigue concentrado en sus labores.) Ya veo.

HELENA: Hablando con usted.

MARINERO: (En la misma actitud.) ¡Qué interesante!

HELENA: (Tras un silencio.) La verdad es que sí necesito algo.

MARINERO: (Sin voltearse aún. Concentrado en sus labores.) ¿Qué necesitas?

HELENA: ¿De quién en esta embarcación?

MARINERO: (Detiene su actividad y se acerca a Helena.) ¿Es que, acaso, no lo sabes?

HELENA: (Falsamente ingenua.) No.

MARINERO: ¿Es que, acaso, no te lo han dicho?

HELENA: (De nuevo falsamente ingenua.) No.

MARINERO: ¿Es que, acaso, no te lo han contado?

HELENA: (Falsamente ingenua.) No.

MARINERO: Ésta es una de las naves que partirá en la expedición del capitán Leif Erikson.

HELENA: (Disimulando muy mal su ingenuidad.) ¿Leif Erikson?

MARINERO: El más grande capitán de toda Islandia.

HELENA: ¿Y a dónde irá la expedición?

MARINERO: Al misterioso oeste, en donde las aguas son más negras y el frío es más frío.

HELENA: Suena hermoso.

MARINERO: Lo es. Pero es sólo para personas valientes.

HELENA: ¿En serio?

MARINERO: Sí. Las tierras del oeste son extrañas. Están pobladas por salvajes extraños.

HELENA: ¿Qué tan extraños?

MARINERO: Dicen que se comen a quienes no pertenecen a sus tribus.

HELENA: ¡Qué miedo!

MARINERO: Por eso digo que es sólo para valientes.

HELENA: No es fácil lidiar con los Skraelings.

MARINERO: (Sorprendido.) ¿Cómo sabes que…

HELENA: Lo sé todo sobre las tierras del oeste y sobre Leif Erikson.

MARINERO: ¿Cómo lo sabes?

HELENA: No existe, aquí en Islandia, alguien más fanático de Leif Erikson que yo. Tengo hasta un póster autografiado en mi habitación.

MARINERO: (Desdeñoso.) No es mucho.

HELENA: Siempre lo veo partir. Siempre lo veo llegar. Tengo, en mi cuerpo, siete tatuajes con su nombre.

MARINERO: ¡Caray! ¡Ni yo!

HELENA: ¿Sabes cuál es mi mayor sueño?

MARINERO: ¿Cuál?

HELENA: Pertenecer a su tripulación.

MARINERO: ¿Quién no soñaría con eso?

HELENA: ¿No lo comprendes?

MARINERO: ¿Qué?

HELENA: Es por eso que estoy aquí.

MARINERO: ¿Quieres decir que…

HELENA: ¡Quiero alistarme en la tripulación de Leif Erikson!

MARINERO: (Luego de un silencio.) No.

HELENA: ¿Por qué?

MARINERO: Eres mujer.

HELENA: ¿Y?

MARINERO: Las mujeres no sirven para trabajos como éstos.

HELENA: ¿Sabes que, dentro de mil años, el decir algo así va a ocasionar que la opinión pública te destroce en las redes sociales?

MARINERO: ¿En las qué?

HELENA: Además, me he preparado bien.

MARINERO: De todas formas, no nos quedan más vacantes en la tripulación.

HELENA: No importa. Me acomodo en cualquier rincón, y no molesto. Llevo mi propia comida en un tupper.

MARINERO: No. Lo siento.

HELENA: ¿Por qué?

MARINERO: ¿No has visto lo peligroso que es? Muchos mueren por el camino. Y las tierras del oeste son muy peligrosas. ¿Quién querría arriesgar su vida así?

HELENA: Tú.

MARINERO: Bueno, pero…

HELENA: Y yo.

MARINERO: ¿Qué sucede si mueres?

HELENA: Que me arrojen al agua y ya.

MARINERO: ¿Cómo a una foca muerta?

HELENA: O como miles y miles de toneladas de plástico.

MARINERO: ¿Tienes experiencia con el agua?

HELENA: (Mintiendo descaradamente.) ¿Yo? ¡Por supuesto!

MARINERO: ¿Qué experiencia?

HELENA: Mi madre siempre me dice: “Helena: tráeme un vaso de agua, por favor”. Y yo se lo llevo.

MARINERO: ¿Solamente?

HELENA: Y me gusta bailar cuando llueve.

MARINERO: No es suficiente.

HELENA: Y me duché hoy.

MARINERO: Estamos hablando de olas, de mareas, de tormentas, de posibles naufragios y de tempestades.

HELENA: Si no me dejas subir a ese barco, ¿cómo voy a ganar experiencia?

MARINERO: Mi respuesta sigue siendo no.

HELENA: Insistiré.

MARINERO: (Suspira.) ¿Sabes? Me recuerdas un poco a mí mismo cuando era más joven.

HELENA: ¿Por qué?

MARINERO: No me dejaban entrar en ninguna tripulación.

HELENA: ¿Por qué?

MARINERO: Decían que era flaco, que no serviría para esto. Además, no tenía experiencia con el agua.

HELENA: ¿Y qué hiciste?

MARINERO: Insistí. Y ahora vivo la vida de marinero. La más feliz que hay.

HELENA: Yo seguiré insistiendo.

MARINERO: (Tras un silencio.) ¡Bienvenida a bordo!

HELENA Y MARINERO:

Surcaremos los mares

aunque la noche esté fría.

Habrá jornadas enteras

sin nada o nadie a la vista.

Sin divisar puertos, faros,

barcas amigas o islas,

habrá noches muy negras

con la obscuridad de guía.

El viento soplará, helado,

agitando nuestras velas.

No veremos ni un destino

asomándose a cubierta.

Iremos de un lado a otro,

al vaivén de la marea,

pero la aurora boreal

será nuestra compañera.

FIN.

Tomás Marín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s