El collar de piedras verdes

Mira, Tomás —me dijo Gaby—, mira el collar que me regaló mi abuela.

La verdad es que el collar era bonito, aunque yo no soy una persona muy entendida en el mundo de la orfebrería. Era dorado y tenía piedras verdes. Gaby me había dicho que su abuela lo había traído de Europa al momento de la emigración, de la huida de la guerra. Era el único tesoro que había llevado consigo. Pensaba venderlo si algún mal momento se cernía sobre ella. Pero las cosas le fueron bien a la abuela de Gaby. Había conseguido trabajo y luego había emprendido. Quería mucho a Venezuela.

Yo me identificaba mucho con la abuela de Gaby en ciertos aspectos. Venezuela era como la tierra prometida que la había acogido en el momento más crítico. En cambio Europa, aquella tierra que, hasta yo conocerla personalmente, me sonaba tan lejana, para ella era como una especie de tierra de nadie. A veces me daba la impresión de que, en la cabeza de la abuela de Gaby, la miseria en Europa seguía latente, como en la época de la guerra. Me pasó a mí lo mismo después con Venezuela. Cuando llegué a España, Venezuela, para mí, era como una especie de selva llena de bestias extrañas y frías que gritaban sonidos inextinguibles e inentendibles mientras se sacaban y se devoraban las entrañas unas a otras. Una selva de la que, por fortuna, yo había podido escapar. Sentía cierto desdén por mi país. En cambio, adoraba a España con todo mi corazón. Supuse que era como un ciclo.

El collar adquirió más valor luego de que murió la abuela de Gaby. Murió muy, muy anciana y fue enterrada en el Cementerio del Este en medio de una ceremonia sobria. Me daba curiosidad el hecho de que la abuela de Gaby siempre había sido muy enfática a la hora de recalcar que, bajo ninguna circunstancia, quería que su cuerpo fuera llevado a Europa de nuevo. De todas formas, era poco probable. En eso también me identificaba yo con ella.

Gaby sólo utilizaba el collar que le había regalado la abuela en circunstancias muy especiales. No lo llevaba a todas las bodas. Sólo lo llevaba a las bodas de la gente a la que ella quería más. Por eso me daba cierta felicidad y satisfacción el hecho de que pude ver a Gaby utilizar tantas veces el collar. Lo cuidaba con mucho celo. En lo que llegaba a la casa, lo guardaba en su cajita de terciopelo azul. Me encantaba esa cajita. Le confería al collar cierto aspecto monárquico. Sentía que Gaby era otra con ese collar. De todas formas, Gaby, de por sí, era una chama elegante.

Pero un día íbamos, de noche, manejando hacia un evento al que nos habían invitado cerca de la Trinidad. Yo iba manejando y Gaby iba en el asiento de al lado. Se había echado un perfume que olía bien (a pesar de que no me gusta el olor a perfume de mujer) y llevaba un vestido verde metalizado medio ceñido que resaltaba mucho el contraste de su piel blanca y de las mejillas con cierto toque de colorete.

Nos abordó un motorizado de bigote fino y de mirada algo perdida. De esos que suelen ser los peores. No teníamos mucha opción. El semáforo estaba en rojo y, además, de yo arrancar, podía dispararnos. Las balas son más rápidas que el motor de un pobre Hyundai.

—Háblenme nos dijo el motorizado—. ¿Qué tienen ahí?

Yo le ofrecí mi teléfono. Le ofrecí mi cartera (que, tradicionalmente, siempre está vacía). Esperaba que con eso se calmara. Pero él no se complacería tan fácilmente cuando sus víctimas eran un hombre con traje y una chama con cara de asustada y con un collar hermoso y brillante en su cuello.

—Pásenme ese collar ahí Nos dijo él— .

Gaby, como en un gesto de protección infantil, intentó ocultar el collar entre sus manos. Me pareció una jugada peligrosa y un tanto estúpida. Era obvio que el motorizado ya había visto el collar.

—Dáselo. —Le dije a Gaby—.

Gaby no sabía que hacer. Su mirada se paseaba entre el motorizado y yo.

—Hazle caso —le dijo a Gaby el motorizado—. Si no, te puede ir mal. Les puede ir muy mal a los dos.

Gaby lloraba en silencio y temblaba mientras, con gesto nervioso, se desabrochaba el collar. Yo estaba también nervioso. Me daba miedo la idea de que el motorizado considerara que Gaby se estaba tardando mucho y decidiera disparar. Pero Gaby, por fin, pudo desabrocharse el collar. Lo miró, lo sostuvo en la mano durante un momento y luego me lo dio. Yo se lo di al motorizado. Él lo vio y los ojos le brillaban más que el oro y que las piedras verdes del collar. Arrancó en seguida en la moto ruidosa que desapareció en medio de las luces de la avenida.

Gaby lloraba y yo sentía una rabia inmensa. A Gaby, naturalmente, no le dolía tanto el collar como el hecho de que tanta historia de su abuela estuviera ahora en manos de un motorizado que, seguramente, no sabía ni dónde quedaba Europa. De todas formas fuimos a la reunión. Sentí que a Gaby (y a mí) le haría bien el hablar con sus amigos y desahogarse un poco. Aunque eso no le quitó la amargura y la decepción de aquella noche.

A mí, particularmente, me daba mucha rabia el pensar acerca del destino de aquel collar. Las hipótesis eran muchas. El motorizado quizás se lo vendería a alguien por cuatro lochas. Quizás se lo quedaría como su collar de la suerte (aunque era un collar de mujer). Quizás se lo regalaría a una de sus mujeres, alguna mona con licras y con mal habla que estaría muy orgullosa de poder tocar un collar así.

Por eso me pegó cierto viento fresco cuando vi en las noticias (en el portal de El Nacional), hace poco, que habían abatido al motorizado (El mismo. Imposible olvidarme de esa cara) que robó el collar de piedras verdes a Gaby. Según la noticia, de breves renglones, lo habían matado para robarle el collar, que no le pudieron robar al final por la rapidez (cosa inusual en Caracas) de la policía. Y en la foto del artículo, aunque pixelada la cara para no mostrar la particular y curiosa mueca de la muerte al espectador, se distinguía claramente el collar. Le comenté la noticia a Gaby. No sabía como reaccionaría. Ella sólo suspiró desde el Skype y pidió que habláramos de otra cosa. Me hablaba desde la tierra de su abuela, donde vive tranquila ahora. El ciclo continúa.

 

T.M.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s