Una tarde con muchos pájaros

Ante todo digo que escribir es algo que no se me da muy bien. De hecho, creo que es la primera vez, apartando las cosas del colegio y de la universidad, que voy a escribir un texto tan largo. Pero es que la historia lo amerita. Voy a cambiar todos los nombres, menos uno. Cuando le dije a mi mamá que iba a escribir sobre esto, me recomendó, casi me suplicó, que no dijese el nombre real de uno de los protagonistas de esta historia, de ese hijo de puta del que, creo, todos merecen saber. Mi mamá me dijo que un bicho así sería capaz de vengarse de mí, y confieso que tuve dudas durante un momento. Pero, ¿no es lo mejor ser valiente en un país, y en un mundo, repleto de hijos de puta? Él, de quien hablo, ahora está viviendo en Perú. Confieso que, a veces, cuando leo las noticias que hablan de que han muerto, o han matado, venezolanos en Perú, me gustaría escuchar su nombre. Puede que esta historia no sea literariamente la mejor. Pero es como una especie de catarsis que quiero hacer.

Yo tenía una amiga que se llamaba Rudy. Estudiaba conmigo en la Santa María. Estudiábamos derecho. Pero no crean. No nos hacíamos tantas ilusiones. Sabíamos bien que estudiar derecho en una universidad que es una mierda (hay que estar claros) como la Santa María no depara ningún futuro brillante en un país en el que, de por sí, las universidades se están yendo cada vez más a la mierda.

Pero, a pesar de todo, Rudy y yo éramos buenas estudiantes. Ella era un pelo más sifrina que yo. Vivía por la zona del casco central de Chacao. Yo iba full a estudiar a su casa. Después de estudiar, nos encantaba pasear por la zona de la Plaza Bolívar de Chacao. Ella, como tenía un pelo más de plata que yo, siempre me brindaba algo. A veces un raspado, a veces un helado. Pero también era de esas chamas que brindaba siempre un consejo o un abrazo. De pana que una de mis vainas favoritas, en el mundo, era estar con ella, a la hora del atardecer, por esa zona, por donde juegan los niños y por donde rondan motorizados con caras de que te quieren robar.

Había una vaina que, tanto en la casa como caminando por Chacao, era el tema favorito de conversación de Rudy: su novio. Ella hablaba siempre de él como si estuviese hablando de Brad Pitt (aunque pongo a Brad Pitt como un ejemplo nulo. Él no es, ni de lejos, mi actor favorito, o el que me parece más bello). El novio de Rudy era un chamo que no era ni tan feo ni tan lindo. No era tan lindo como para ser modelo de Calvin Klein, pero tampoco era tan feo como para no poder ser modelo de una vaina niche como el Palacio del Blumer.

El novio de Rudy tenía un Optra (que nunca supe bien si era gris o era plateado). Rudy, cuando hablaba de su novio, hablaba también del Optra como si fuese la alfombra mágica de Aladdín. Decía que allí se dieron su primer beso, decía que allí fue donde él le pidió el empate, entre otras vainas. Yo, a modo de comentario que no interesa a la historia, pero que quiero hacer, hubiese preferido que me pidieran el empate en un restaurante fancy o en un mirador (al menos que él haya estado en un mirador, pero dentro del Optra, cuando le pidió el empate a Rudy, pero eso no viene al caso). El hecho es que el novio de Rudy (que no lo he dicho, se llamaba Daniel) venía bajando con el Optra por la autopista. Según lo que entendí, fue por la parte inmediatamente después del túnel de la Trinidad. Venía solo. Lo abordaron en un carro y, siguiéndolo, lo obligaron a irse hacia uno de esos callejones oscuros de esa zona cerca del Club Hípico. Como se resistió al robo, lo mataron. Fueron varios tiros. Fue burda de fuerte.

Rudy se volvió mierda cuando se enteró. Yo le agradezco demasiado a la vida que no tuviese que ser yo quien le dijese. Rudy de verdad amaba a ese carajo. En el velorio parecía como drogada. Ni siquiera estoy segura de que me llegó a reconocer cuando me vio. Y esa vaina siempre es un peo, cuando a una amiga tan cercana le pasa una vaina así. Tú no sabes si darle su espacio o estar siempre con ella.

Yo opté por la opción de darle su espacio. Pero me arrepiento, y me arrepentiré, hasta la última palada de tierra, como se dice por ahí, de haber tomado esa decisión. Había un chamo en la Santa María, que es el hijo de puta de quien hablaba al principio de este texto, llamado Kevin. Kevin era uno de esos chamos que dan mala espina, de esos chamos que parecen merengueros de Sábado Sensacional, con una franela medio pegada y zarcillos brillantes. Kevin estudiaba odontología y era de esos chamos que no respetan cuando una chama no quiere con ellos, o cuando una chama tiene novio. Él siempre, al menos dos o tres veces a la semana, venía hasta donde estábamos Rudy y yo para caerle a Rudy. Siempre decía babosadas como: “Deja a ese blanquito de tu novio y vente conmigo”. Yo le decía a Rudy que le dijera al novio. Yo estaba segura de que el novio de Rudy le partiría la boca al imbécil de Kevin. Pero Rudy pensaba que lo mejor era no pararle bolas.

Kevin nos dio la impresión de que se estaba comportando como un caballero, o como un buen amigo, con Rudy cuando Daniel se murió. Llamaba a Rudy todos los días, le escribía y la consolaba. Pero cuando comenzó a querer ir a su casa, había como algo que no me cuadraba. Pero no me sentí capaz (y me arrepiento demasiado de eso) de advertírselo a Rudy. Aunque, quizás, Rudy no me hubiese parado bolas igual.

Desde que se había muerto Daniel, Rudy casi no salía de su casa. Al principio, en las primeras semanas, era algo que no extrañaba a nadie. Pero Daniel tenía más de tres meses muerto y Rudy no salía. Quienes la queríamos ver, teníamos que ir a visitarla. Los papás de Rudy la apoyaron en esto, en que ella llevara el luto como quisiera. Pero a mí no me convencía tanto. La carrera en la Santa María se había quedado como en stand-by y Rudy, a veces, descuidaba su propio aspecto. A veces se parecía a la chama del aro. Estaba toda despeinada y costaba sacarle tema de conversación.

Y me empezó a preocupar, por eso y por todo, que Kevin fuera la persona que más visitaba a Rudy. Por un lado, al principio, no me pareció tan malo. Rudy cada vez se veía, entre comillas, más contenta. Por otro lado, una persona como Kevin, que no me inspiraba confianza, no me podía dar tranquilidad total con respecto a Rudy. Yo tampoco tenía tanto tiempo para visitarla. Ya Rudy no estaba en condiciones de ayudarme a estudiar y estábamos en época de parciales.

Una tarde con muchos pájaros (no sé si este detalle aportará algo a la historia, pero me llamaba la atención, o me la llamó ese día) recibí un Whatsapp de Rudy. Me pareció raro. Rudy tenía bastante tiempo sin usar Whatsapp. De hecho, cuando veías su última conexión, en la parte de arriba de la pantalla, aparecía una fecha de meses atrás. Rudy me puso “Hola”. Yo intenté llamarla, pero la llamada no me cayó. Después ella me mandó un voice largo. Tuve un no sé qué en el estómago antes de abrirlo.

La voz de Rudy sonaba como partida, como triste, como rara. Me decía que se sentía mal. Yo estaba un poco harta. Yo sentía que un luto no podía ser tan largo. Pero el mensaje de Rudy me dejó helada. Resulta que Kevin, el hijo de las mil malditas putas de Kevin, había comenzado a leer libros de brujería y esas vainas pavosas que venden en los kioscos de Plaza Venezuela. No era que Kevin se interesara de verdad en esas mierdas. Lo que quería era intentar convencer a Rudy de que él podía utilizar su cuerpo como medio para que Daniel estuviera otra vez con Rudy. Sé que suena raro. Ni siquiera sé si me estoy explicando bien. Pero así fue la vaina. El carajo se aprovechó de que Rudy estaba medio loca (aunque, dicho así, suena horrible) para tirar con ella, convenciéndola de que él era Daniel.

Yo no sabía si reírme, si llorar. Yo no supe qué coño hacer en una situación así. Pero siento que tomé la decisión más estúpida de todas. Me vestí y bajé corriendo hacia la calle. Yo vivo por San Bernardino. Pagué un taxi y fui hasta la casa de Rudy. Le pedí que me lo explicara en persona. Yo seguía sin entender muy bien las cosas. Por primera vez la veía con una especie de amago de alegría. Me dijo que Kevin le había hecho el favor más grande de su vida, que era el poder volver a estar con Daniel.

Yo tuve un ataque de arrechera inmenso. Le dije a Rudy que era una bruta y una estúpida. Menos mal que los papás no me escucharon. Creo que me hubiesen botado a patadas de la casa. Yo más o menos pude serenarme y le dije a Rudy lo que pensaba, y yo pensaba que Kevin la había jodido. Me daba arrechera, pero una arrechera infinita, la idea de imaginar a Kevin diciéndole a sus panas, tan asquerosos como él, una vaina como: “Marico… y convencí a Rudy para tirar con ella. Le inventé que yo era Daniel”, y los amigos de Kevin riéndose como unos machistas de mierda, como unos imbéciles.

Rudy me pidió que me fuera. No tenía un gesto de arrechera o de dolor, ni siquiera de decepción. Su gesto era como de: “Marica, no vengas a joderme mi mundo perfecto”. Yo no sabía si pedirle disculpas, no por lo que dije, sino por cómo se lo había dicho, o quizás por no habérselo dicho en el momento adecuado. Opté por pedirle disculpas, pero ya era tarde. Rudy me pidió que me fuera. Yo no quería hacer el problema más grande y salí. Ella cerró la puerta de un trancazo, de vaina me dio en la nariz. Y ésa fue la última vez que la vi.

Rudy se ahorcó horas después de eso. Yo me sentí mal y, hasta hoy, me ronda un pelo la idea de que, quizás, yo influí en el hecho de que Rudy se ahorcara. No quise saber más de ella, ni de sus papás, ni siquiera del hijo de puta de Kevin. De hecho, para evitar encontrármelo alguna vez, decidí dejar de estudiar en la Santa María, no me importó ni siquiera que ya estaba casi en mitad de la carrera.

Pero, aún así, una amiga me dijo, meses después (una amiga que conocía a Rudy y a Kevin), que Kevin se había ido a vivir a Perú. Ya han pasado casi tres años desde que pasó todo lo que cuento. La única y última vez que me metí en el Facebook de Kevin a ver qué había sido de su vida, hace relativamente poco, vi que estaba trabajando como vendedor ambulante en Lima. Seguramente hace parte de ese grupo de hijos de puta, infinito, que, como él, emigra siendo un hijo de puta, y lleva ese cáncer, incrustado en la venezolanidad, hacia otros países.

Samira Ileos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s